¿Qué es el Eneagrama?.

El Eneagrama es una potente herramienta de autoconocimiento, que a modo de mapa, nos informa del modo en que interpretamos cada persona la realidad.

Etimologicamente significa nueve trazos, es decir, nueve lineas. Se representa mediante una figura geométrica que tiene 9 puntos, reflejo de 9 tipos de personalidad humana.

El inventor del Eneagrama fue Gurdjieff, quién lo trajo a a Occidente para que otros investigadores profundizasen y desarrollasen diferentes teorías que han enriquecido su estudio y aplicación práctica.

Es nuestra forma de ver el mundo, las relaciones, y valorar las cosas. Como dice el también experto en Eneagrama, Alberto Peña Chavarino, son unas gafas de colores que provocan un filtro y que condicionan nuestra forma de pensar, sentir y actuar.

Símbolo del Eneagrama

Símbolo del Eneagrama de 9 puntos

Según este modelo, hay 9 patrones básicos de comportamiento, es decir, 9 gafas de colores en función de nuestro tipo de personalidad.
Según como se haya configurado nuestra personalidad, veremos el mundo con unas gafas con lentes de un color u otro, lo que provoca que idealicemos una forma de vida concreta.
Aquí está la clasificación de forma esquemática:

  • Eneatipo 1, se esfuerza por sentirse perfecto.
  • Eneatipo 2, se esfuerza por sentirse conectado a los demás.
  • Eneatipo 3, se esfuerza por sentirse exitoso.
  • Eneatipo 4, se esfuerza por sentirse único y especial.
  • Eneatipo 5, se esfuerza por sentirse distanciado emocionalmente y así ver la realidad de forma clara.
  • Eneatipo 6, se esfuerza por sentirse seguro.
  • Eneatipo 7, se esfuerza por sentirse estimulado.
  • Eneatipo 8, se esfuerza por sentirse poderoso.
  • Eneatipo 9, se esfuerza por sentirse en paz y armonía.

 

Los paradigmas.

A esa forma particular de interpretar el mundo los llamamos paradigmas, es nuestro marco de referencia, de comprensión e interpretación de los hechos.

Podemos considerar los paradigmas como mapas para llegar a lugares y obtener cosas, normalmente nuestros objetivos, metas, intereses y deseos , así como para valorar los acontecimientos.

Pero a menudo los paradigmas que rigen nuestra vida están equivocados, estamos tan acostumbrados a mirar las cosas de la misma manera que no nos hemos planteado muchas veces si estos paradigmas (mapas) son los correctos.

¿Qué sucede si estamos en la ciudad de Santander pero tenemos en nuestra mano un plano que corresponde a San Sebastián y que se ha impreso de manera errónea con el nombre de Santander en el membrete?

Pues que no vamos a encontrar los lugares a los que deseamos ir. Ni toda la motivación, ni el pensamiento positivo del mundo, nos van a llevar a encontrar los lugares turísticos de interés.

¿Chica joven o ancina?Así vamos casi todos por la vida, con mapas en la cabeza que los clasificamos de 2 maneras:

  • Como es la realidad (según mi mapa mental).
  • Cómo deberían ser las cosas (según mis valores personales).

Pero pocas veces cuestionamos ni nuestros mapas mentales ni nuestros valores. Damos por hecho que son los correctos y cuando hay una discusión sobre cualquier asunto, rápidamente pensamos que es la otra persona la que está equivocada.

Cuando hablamos, cuando opinamos en realidad nos estamos describiendo a nosotros mismos, a nuestras percepciones, es decir a nuestros paradigmas.

 

¿Para que sirve el Eneagrama?.

El Eneagrama es un excelente mapa para poner encima de él nuestros paradigmas y conductas básicos, y darnos cuenta de que transitamos por una vía por la que antes han transitado millones de personas.
Nos somos tan diferentes los unos de los otros.

Es alucinante cuando profundizas en el Eneagrama, como te descubres con conductas repetitivas sobre determinadas cuestiones o reaccionando de la misma forma ante estímulos similares.
Digamos que vamos con el piloto automático, seguimos el mismo mapa desde que somos bien pequeñitos (que nos fue útil cuando eramos niños) y no nos hemos puesto a preguntarnos si nos va a llevar al lugar dónde queremos ir ahora, siendo adultos.

 

La identificación del Eneatipo.

Con la identificación de nuestro Eneatipo entramos en una especie de Matrix, en el que las cosas ya las empezamos a ver de forma diferente.
Nos empezamos a pillar a nosotros y a los demás con las manos en la masa, repitiendo patrones.

Por ejemplo si nos comportamos como un Eneatipo 1, nos daremos cuenta con un poco de humildad, que somos muy exigentes con nosotros mismos y por ende con los demás, que solemos ser muy críticos con los demás y juzgamos con mucha dureza los actos y conductas ajenas, bien expresemos estas opiniones o bien nos las guardemos para nosotros mismos.

 

¿Cómo mejorar con el Eneagrama?.

La clave para mejorar con cualquier herramienta de autoconocimiento y en cualquier área de la vida, parte de un marco de HUMILDAD, a partir de aquí empezaremos a tomar conciencia de que actuamos muchas veces de forma repetitiva.

A pesar de este programa que tenemos instalado desde bien pequeños, siempre existe un espacio para la reflexión, la toma de conciencia y el poder elegir una respuesta no impulsiva, no condicionada que sea diferente a la forma habitual en la cual reaccionamos.

No es un proceso sencillo, requiere esfuerzo y entrenamiento, pero se puede mejorar mucho.

Por ejemplo, si soy una persona impulsiva y suelo reaccionar de manera visceral cuando las cosas no son como espero, sería el momento de pararme y darme cuenta de que estoy reaccionando con el piloto automático.
Tendría que ver realmente que ha sucedido, y de manera mas fría y calmada elegir una opción diferente adaptada a las circunstancias actuales.

Enfadarse, contestar mal o ser agresivo NUNCA  va a facilitar ni mejorar la interacción entre personas, mas bien lo contrario, hace que tu interlocutor se ponga a la defensiva y además es la peor de las maneras para influir de forma positiva en los demás.

Por lo tanto , como dice mi admirado Stephen Covey y explico en mi curso Rumbo a tu destino, somos dueños y libres de nuestras respuestas. El Eneagrama nos ofrece un mapa muy útil para modificarlas a nuestro favor.